Bienvenido al blog de Moloni

Bienvenido al blog de Moloni

Aquí vamos a colocar las novedades sobre Moloni y el mundo de la facturación online.
InicioBlogGestión de empresas

Decidir en tiempos de incertidumbre


2020-12-16

Decidir en tiempos de incertidumbre

En tiempos de incertidumbre, la toma de decisiones se vuelve más difícil y, a menudo, es una necesidad que puede significar la supervivencia de las organizaciones. Aquí se explica cómo modelar el proceso de toma de decisiones.

Decidir en tiempos de incertidumbre

Tomar nota de que 2020 es un año atípico y que se ha convertido en algo habitual. El COVID19 declarado pandemia, junto con las olas de la enfermedad que asolan varios países del mundo, asociadas a la crisis económica, introdujeron la incertidumbre como variable en la gestión y definición de los procesos de negocio a niveles nunca vistos.

Las causas determinantes de esta incertidumbre son la inestabilidad legislativa y las reacciones del mercado percibidas por gerentes, empresarios y dueños de negocios. Estos líderes organizacionales se enfrentaron a escenarios de adaptación forzada que iban desde el cierre forzoso de sus plantas de producción hasta varios meses de ingresos de 0 € o muy cerca de ese valor que no permitían que varias personas y empresas cumplieran sus compromisos.

Además de los efectos negativos que tuvo la pandemia en muchos negocios, se pueden señalar efectos positivos, pero también requieren la toma de decisiones bajo presión y ante situaciones límite o incluso de ruptura, pero siempre disruptivas ante las condiciones normales de funcionamiento. Ejemplos de estos efectos se percibieron en la industria del transporte y de la entrega, en la mayoría de las tiendas de comercio electrónico, en la industria de la desinfección y en la producción de equipos de protección personal, o incluso en equipos de ejercicio y fitness en el hogar, entre otros.

Las crisis económicas ilustran bien la incertidumbre sobre la dinámica subyacente a las condiciones en las que se toman las decisiones, la incertidumbre en la retroalimentación de esas decisiones, aún la incertidumbre en la interpretación de las decisiones y las acciones de varios agentes, así como la incertidumbre en la resolución de conflictos entre objetivos. competidores.

Toma nota de estas sugerencias que pueden, además de facilitar el proceso de toma de decisiones, asegurar una mayor efectividad y mejores resultados de tus decisiones:

Transparencia: tomar decisiones sobre una empresa o negocio no tiene por qué ser un proceso divertido y, ciertamente, no tiene por qué complacer a todos. Sin embargo, si el proceso se desarrolla con el conocimiento de todos y con justificaciones capaces de minimizar la arbitrariedad inherente a los procesos de cambio, es más probable que las personas se adhieran a las decisiones, independientemente del resultado;

Comunicación: la comunicación es un proceso clave para que las decisiones surjan efecto. Las diversas formas de recopilar información y dar información en torno al proceso de decisión pueden determinar el alcance más o menos beneficioso de una determinada decisión;

Brainstorming: la participación de varias personas en la toma de decisiones es un valor añadido a todo el proceso de decisión. Cuantas más personas se involucren en la decisión a tomar, mayores serán las posibilidades de aceptación y de incorporación de puntos de vista innovadores para que la actuación aporte valor para la empresa en general y para el tratamiento de problemas específicos, en particular. El brainstorming también puede resultar muy útil para pronosticar todos los escenarios que pueden desarrollarse con el tiempo. Piensa en todos los escenarios que pueden suceder y pueden ser de gran ayuda en decisiones encuadradas por el riesgo.

Evolución: Incluso si producen efectos inmediatos, las decisiones pueden estar sujetas a evolución a la luz de nuevas condiciones del mercado u otras (por ejemplo, legislativas). Una decisión solo es buena si la información en la que se basa es buena y esa información puede evolucionar;

Costes de no tomar decisiones: A menudo, no decidir sobre algo puede significar acumular situaciones más dispendiosa en el futuro;

Clasificación de las mejores decisiones: si no hay decisiones perfectas, puede haber decisiones que traigan mejores resultados bajo ciertas condiciones. Así, el registro de varias decisiones y el escenario en el que una decisión debe funcionar mejor ayudará a adaptarse a determinadas condiciones e incluso a condiciones imprevistas;

Delegación de decisiones: así como no hay decisiones perfectas, tampoco hay personas perfectas. Por características innatas o desarrolladas, hay personas predispuestas a analizar determinadas realidades con mayor facilidad y, si estas personas son capaces de decidir, podrán hacerlo con más certeza que otra persona que no tenga esta predisposición.

En la toma de decisiones operativas, podemos clasificar las decisiones a tomar en cuatro grandes grupos según su naturaleza, según el modelo Cynefin:

Decisiones complejas: son decisiones para las que no existe una respuesta correcta. No se puede establecer nexo de causalidad, por lo que la toma de decisiones solo se puede hacer en escenarios absolutos de escenificación, es decir, en relación a situaciones que aún no han ocurrido. El papel del liderazgo aquí es buscar modelos emergentes a través de las contribuciones de todos los involucrados en la búsqueda de soluciones y proporcionar condiciones de experimentación y el fallo controlado.

Decisiones complicadas: son decisiones que requieren un análisis integrado de los múltiples vectores en los que operaremos. Si bien es posible identificar el principio de causa y efecto, esta relación no es tan obvia como para que pueda ser interpretada y aplicada por todos de la misma forma, e incluso puede haber varias decisiones adecuadas para una misma situación. El uso de ayuda especializada es común en este dominio de decisiones, ya que el uso de especialistas puede ayudar a la clarificación de caminos y objetivos a alcanzar.

Decisiones caóticas: tomar decisiones en este escenario es casi un arte. Esto se debe a que no existen decisiones previas que puedan tomarse como ejemplo y la búsqueda de marcos o estándares no han tomado el camino necesario para que las decisiones pasadas puedan servir de referencia para decisiones futuras. Las decisiones deben tomarse rápidamente para que puedan controlar una situación aparentemente incontrolada e introducir previsibilidad en todo el proceso. Estas son las decisiones sujetas a interpretación personal, reiterando la falta de referencias sobre cuál es la mejor trayectoria de acción a realizar.

Decisiones simples: Estas decisiones son las que todos queremos tomar, una vez que existen caminos transitados y reglas que se aplican de manera formal. Las buenas prácticas se toman aquí como referencias para la estabilidad. Las decisiones que se toman en esta área son incuestionables ya que son áreas que no están sujetas a cambios y todos los intervinientes comparten este entendimiento.

La adopción y la transición entre varios modelo para la toma de decisiones debe ser cuidadosamente analizada y ajustada al funcionamiento de cada organización, las actividades que desenvuelven y el publico con el cual se relaciona. Contextos diferentes significan necesariamente decisiones diferentes y procesos de toma de decisiones diferentes.

¡Valoramos el contacto directo contigo!

¿Necesita ayuda?
¿Prefieres por teléfono, e-mail, chat o acesso remoto?
Formación continua a través de 200 FAQ´s online
¡No existe una atención al cliente igual!
Entra en contacto con nosotros

¡Regístrate y pruébalo gratis durante 30 días!

©2021 Moloni España

Programa de facturación online